viernes, 3 de octubre de 2014

Beneficios del Pole

Son tantos los beneficios...¡que hay que hacer un resumen!
Además de lo que lees en la foto, se podría mencionar:

-Mejora la firmeza corporal, que repercute en bienestar a largo plazo y prevención de todo tipo de dolencias.

-Mejora la circulación, la respiración y la eficiencia cardiaca, de manera que previene enfermedades cardíacas.

-Ayuda a regular el metabolismo.

-Reduce la grasa corporal y aumenta el tejido magro.

-Con un calentamiento y estiramiento convenientes, fortalece huesos, tendones y ligamentos.

-Mejora la coordinación, el equilibrio y la conciencia corporal y espacial. 






Pero tan bueno como lo que le pasa al cuerpo, es lo que le ocurre a la mente cuando haces pole:

-Cada vez que haces algo nuevo es un subidón. Siempre, siempre. Desde la primera caminata hasta la figura más difícil.

-Lo que sirve para el pole, sirve para la vida: Las contrariedades cotidianas asustan menos cuando sabes de lo que eres capaz. Eleva la seguridad en un@ mism@, ¡es innegable!

-Amplía tu percepción de la belleza: en una sociedad en la que parece que sólo un tipo de cuerpo es 'válido' o atractivo, el pole viene a demostrar que todos los tipos de cuerpos pueden ser bellos: belleza es la forma en la que giras, la forma en la que desafías la gravedad...la agilidad, la fuerza y el estilo son componentes de la belleza, y quien hace pole lo sabe. 

-Saca lo mejor de ti: Harás cosas que crees imposibles. Y eso hará que quieras más. Y más. Y lo conseguirás.


¡Dudas frecuentes!



A diario nos llaman o escriben personas que quieren comenzar a practicar pole dance, pero tienen ciertas dudas. ¡Es completamente normal! Hemos reunido las más frecuentes, porque tal vez si has llegado aquí estás pensando en empezar... ¡y queremos darte el empujón definitivo!

¿Puedo empezar a hacer pole aunque no esté en forma?

¡Por supuesto! La práctica de cualquier variante de pole es una manera de ponerse en forma progresiva, divertida, estimulante y efectiva, y no requiere ninguna condición física especial de partida, ni conocimientos previos. Seguramente nada te librará de unas agujetas, pero eso es todo. Todo el mundo empieza desde cero, aprendiendo los giros y figuras básicas, y poco a poco va aumentando la complejidad.


¿Puedo hacer pole si tengo unos kilos de más?

¡No lo dudes! La respuesta es: Rotundamente sí. A medio plazo, la práctica de cualquier estilo de pole tonifica todo el cuerpo, te hace ganar fuerza y también hace que sientas orgullo de tu cuerpo por las cosas que consigues hacer, y no tanto por la forma que tiene o los kilos que pesa. Y es un hecho que a medio-largo plazo, te ayudará a tener una figura mucho más firme y proporcionada, respetando la estructura natural de tu cuerpo.

¿Soy muy mayor para empezar a practicar pole?

Sea cual sea tu edad, la respuesta es: ¡Claro que no! El pole es un ejercicio que tiene beneficios sea cual sea tu edad. Pueden practicarlo niños, adolescentes, adultos y personas de edad avanzada.

¿En cuánto tiempo veré resultados?

Depende de cada persona. El pole es un deporte peculiar. Hay gente a la que le basta la primera clase para saber que ha encontrado una nueva pasión, así que a veces se puede hablar de un efecto mental casi inmediato. En cuanto a resultados físicos, dependen de muchos factores: tu forma física, tu facilidad natural, tu empeño, constancia… pero para darte una noción muy general, se podría decir que son suficientes pocos, muy pocos meses para hacer cosas que el primer día parecen imposibles. 


¿Y si no tengo ni idea de bailar?

¡Perfecto! ¡Te enseñaremos a volar!


¿Aunque nunca haya hecho deporte?

Aunque nunca jamás de los jamases hayas pisado un gimnasio ni hecho deporte ni danza ni nada parecido. Permite una pregunta: ¿Tenías tendencia a encaramarte en los columpios cuando eras peque? Si la respuesta es sí… casi seguro que el pole es para ti.


Hay clases más económicas de muchas otras cosas, ¿por qué debería probar pole?

Sí, lo sabemos. Desde fuera, cuando no lo has probado, las clases de pole pueden parecer caras. Todas lo pensábamos antes de empezar: ”¿Y si hago este esfuerzo económico y luego no me gusta? o también: “¿Y si resulta que me gusta y no lo puedo costear?”


En el pole, el número de alumnos por grupo es muy reducido y esto hace que sean clases muy personalizadas. El profesor explica los ejercicios de forma conjunta y luego atiende dudas, hace correcciones y asiste en la realización de las figuras de manera individual. Son clases casi particulares, con un grado de aprovechamiento muy alto. De ahí que el precio tenga que ser algo más elevado que en otras disciplinas. Quien lo prueba suele estar de acuerdo en que el precio es justo. 


Por otro lado, somos conscientes de que en los tiempos que corren supone un esfuerzo económico, y estamos comprometidos a ofrecerte precios ajustados, así como las mejores promociones y descuentos dentro de nuestras posibilidades. ¡Pregúntanos!


Los chicos no hacen pole…¿verdad?

¡MENTIRA! Es curioso que hasta hace muy poco el pole se haya considerado un deporte femenino (todavía estamos luchando contra este estereotipo), y decimos que es curioso porque las dos formas de pole más antiguas que se conocen, eran practicadas precisamente por hombres. Nos referimos a la ceremonia hindú de Mallakhamb, realizada desde el siglo XIII. En ella, los hombres realizan todo tipo de acrobacias  sobre un palo de madera de más de dos metros de altura. La otra forma de pole tradicionalmente masculino surgió en china en el siglo XII y emplea para las acrobacias un mástil de tres a seis metros de altura, muy parecido a nuestras barras de pole, con la diferencia de que está forrado de neopreno o similar, y por tanto no resbala. Se realizan acrobacias, subidas y arrojes, pero no giros. Mientras que la variante india no se ha expandido a otros países, el mástil chino es una actividad que se incluye actualmente en numerosos circos.  


Animamos a todos los chicos a romper con los prejucios. Que no tengan reparo en probar este deporte: estamos convencidos de que repetirán. Pensamos que sólo es cuestión de tiempo que la práctica del pole se generalice en ambos géneros. ¿Quieres ser uno de los pioneros? Si estás en Madrid...¡Reserva una clase gratuita!